Una investigación realizada en España reveló que los teléfonos con Android controlan a sus propietarios sin que éstos lo sepan y acceden a sus datos personales de forma masiva a través de un gran número de aplicaciones preinstaladas que prácticamente no pueden eliminarse de los equipos.